domingo, 17 de julio de 2016

Blogs, redes sociales y ciencia

¿Por qué usar blogs, MOOCs, Twitter, Facebook o YouTube para difundir Microbiología? 


En varios ocasiones me he tenido que enfrentar a la pregunta de por qué un profesor universitario o investigador debe “perder el tiempo” en blogs, redes sociales o divulgación de la ciencia. Cito aquí una entrevista que acaba de publicarse en la revista SEM@foro a Francisco Mojica, el descubridor del sistema CRISPR/Cas:

“Nunca había dado una charla de divulgación hasta principios de este año (2016). Y te puedo decir que es lo más gratificante que he hecho en cuanto a actividades relacionadas con la Ciencia. Es una maravilla ver la cara de la gente cuando le cuentas cosas que escapan un poco a la comprensión del ciudadano de a pie, pero cuando consigues hacérselo entender y que vean la repercusión de la Ciencia en sus vidas, eso es muy grande. Además, nosotros los científicos debemos ver a la divulgación como una tarea que tenemos que hacer.” 

(Puedes ver la entrevista completa [aquí])

Yo empecé hace años a escribir un blog por dos razones principalmente: la necesidad de ampliar mis conocimientos y la pasión por la docencia.

Había llegado a un punto en el que sabía mucho de muy poco (en concreto de una bacteria a la que he dedicado mis mejores años: Brucella) y era un ignorante de otros muchos temas actuales que tenían que ver con la Microbiología.


Si te especializas demasiado te estás perdiendo lo mejor del pastel

Una vez alguien profano al mundo de la ciencia me preguntó: Tú que eres microbiólogo, ¿explícame eso de la gripe aviar? En ese momento era el tema de moda y me cogió desprevenido: A mi, pregúntame de la brucelosis, contesté como un auténtico paleto. En ese momento decidí reservar un tiempo semanal a leer y estudiar sobre otros temas de Microbiología y ciencia en general no relacionados directamente con mi investigación. Y descubrí todo un mundo. Todas las semanas hay alguna noticia apasionante relacionada con los microbios: SIDA, SARS, Ébola, pepinos asesinos, enterovirus, vacunas, extremófilos, resistencia antibióticos, malaria, Zika, …


Hay que ponerle pasión a la docencia

Y esa experiencia la uní a una de mis pasiones: la docencia, me encanta (entender) y explicar las cosas, e intentar hacerlo de forma amena y divertida. He oído muchas veces a algunos profesionales que ¡la Microbiología era una de las asignaturas más petardo y aburrida durante la carrera! No lo puedo entender. Y como me encanta leer, estudiar y escribir, me puse a escribir este blog.


Escribir un blog es de lo mejor que puedes hacer en el siglo XXI

Hay muchas razones por las que dedicar parte de nuestro tiempo a la divulgación de la ciencia es muy importante:
  • hacer la ciencia asequible a la gente
  • incitar a la curiosidad
  • promover vocaciones científicas entre los más jóvenes
  • evitar el aislamiento del científico
  • aumentar la visibilidad de nuestro trabajo

La divulgación de la ciencia es una parte esencial de la labor de un investigador

Ese paper del que estás tan orgulloso y que tanto trabajo te ha costado publicar en una buena revista de impacto, … solo lo van a leer con suerte unos cientos de colegas. Una vez publicado, utiliza también otras formas de comunicación para difundirlo y contarlo a la sociedad. Hoy en día tienes herramientas de acceso libre y muy fácil de usar que puedes emplear para difundir y contar tu historia y multiplicar fácilmente por 10 o por 100 tu audiencia.  Un buen ejemplo es el blog Mapping Ignorance, una incitativa de la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU.

Doce razones para dedicarte a la divulgación de la ciencia:
  1. Darle mayor visibilidad a tu trabajo
  2. Ayudar a diseminar tu disciplina
  3. Ser creador de opinión: no esperes a que te llamen
  4. Salir del laboratorio y abrirte al mundo
  5. Ser parte y protagonista del ciberespacio
  6. Te ayuda a aprender y estudiar
  7. Mejora tu creatividad
  8. Mejora tu pensamiento crítico
  9. Te ayuda a usar nuevas tecnologías
  10. Para internalizar tus ideas
  11. Una forma de servicio a la sociedad
  12. Te lo pasas bien y disfrutas


No olvides que todo está conectado

Pero, ¿cuánto tiempo “pierdes” en estas cosas? Aprovecha tú trabajo, recicla. Ese artículo, noticia o vídeo que has comentado en el blog, te sirve para mejorar y actualizar la clase con tus alumnos. Esa introducción a la clase de hoy, escríbela y súbela al blog. Si ordenas con coherencia todo el material que ya tienes, es la base para una publicación. No olvides que todo está conectado:  si tienes un blog, sigue con las redes sociales, Facebook y Twitter. Hoy en día todas las revistas y sociedades científicas usan Facebook o Twitter para comunicares. Todo (o casi todo) está en internet.


No usar internet para la docencia y difusión de la ciencia es impensable

Para muchos estudiantes “el correo electrónico es para gente mayor” y prefieren comunicarse mediante aplicaciones de respuesta inmediata. Hoy en día, la mayoría de  los estudiantes han incorporado ya las redes sociales a su dinámica de aprendizaje, que además de la inmediatez tiene la ventaja de que no suponen un coste adicional. 

Las redes sociales ya están siendo empleadas para aprender, descubrir, buscar, almacenar y compartir conocimientos, lo que demuestra que este tipo de aprendizaje social puede ser añadido como un elemento más para el aprendizaje formal.

Un blog es una herramienta perfecta no solo para compartir si no para almacenar y guardar la información que a ti te interesa


¡Si todavía no tienes un blog, no usas Twitter, Facebook u otra red social ya estás tardando!

Mira este vídeo de un bebé que confunde una revista con un iPad:



He escrito esta entrada para resumir mi participación en la mesa redonda “Cauces no académicos de difusión de la Microbiología” dentro de la III reunión del Grupo de Docencia y Difusión de la Microbiología de la SEM (Sociedad Española de Microbiología), del 18 de julio de 2016 en Bilbao.

sábado, 2 de julio de 2016

Epidemiología digital: Google nos puede ayudar a controlar las epidemias

La epidemiología digital demuestra la estacionalidad global de enfermedades infantiles y los efectos de la vacunación

Las enfermedades infecciosas infantiles continúan siendo un problema global muy importante. Los sistemas de vigilancia de salud pública son importantes para el seguimiento de las enfermedades y permiten diseñar estrategias de prevención de la transmisión de la enfermedad. Sin embargo, nuestra capacidad para tener una imagen global de estas enfermedades es limitada porque muchas veces los datos o no existen o son inaccesibles a nivel mundial.

Los brotes de enfermedades infantiles suelen ocurrir de forma explosiva, algunas duran relativamente poco tiempo, por lo que es muy difícil tener suficiente número de datos para entender su dinámica. Además, la frecuencia e incidencia de muchas enfermedades sufren variaciones estacionales y ocurren en tiempos invertidos en distintos hemisferios. Por otra parte, hay enfermedades que no es obligatorio declarar. En otras no todos los infectados enferman y pueden ser portadores asintomáticos que transmiten la enfermedad. Todo esto hace que desde que comienzan a haber personas enfermas que van al médico hasta que las autoridades sanitarias se enteran de que hay una epidemia y ponen medidas de control puede pasar bastante tiempo.

Cuando faltan datos, las búsquedas en internet pueden ser empleadas como una representación de la incidencia de una enfermedad.

Algunas plataformas de internet, como Google Trends, pueden ser una herramienta poderosa y accesible para identificar brotes epidémicos e implementar estrategias de intervención. Estos sistemas te permiten analizar una gran cantidad de datos digitales y pueden servir para hacer estudios de epidemiología de las enfermedades a nivel no solo nacional sino incluso internacional. De hecho ya han sido empleadas para monitorizar el impacto de la vacunación contra el  rotavirus en EE.UU. (1) o para el seguimiento de brotes estacionales de gripe (2).

Eso mismo es lo que han querido investigar un grupo de biólogos (3): ¿podemos emplear Google para, analizando las búsquedas que hace la población, hacer un seguimiento de una enfermedad?, ¿podríamos incluso anticiparnos a una epidemia usando Google?

Para ello, han empleado la información que proporciona Google Trends para examinar cómo se desarrolla una enfermedad común en la niñez, como es la varicela. Han analizado las búsquedas de la palabra “varicela” en distintos idiomas (“chicken pox” en inglés) en 36 países durante un periodo de 11 años. Además, han validado su búsqueda con datos clínicos de cinco países de cuatro continentes. Han empleado la varicela como modelo porque es una enfermedad infantil con una alta morbilidad (alto número de casos de enfermos) pero baja mortalidad y además es fácilmente controlable con la vacunación. Es una enfermedad que no es obligatorio declarar por lo que hay pocos datos clínicos accesibles a nivel global. Aunque es muy fácil de diagnosticar a nivel individual, la falta de declaración obligatoria hace que la dinámica de su transmisión a nivel poblacional esté poco estudiada. Aunque existe una vacuna muy eficaz contra la varicela, solo algunos países la incluyen dentro del calendario vacunal infantil: EE.UU., Alemania, Canadá, Uruguay, Australia y algunas regiones de Italia y España.

Sus resultados demuestra una fuerte correlación entre la búsqueda de información en internet sobre la varicela y el periodo estacional, dependiente del hemisferio del planeta. Las búsquedas aumentan mucho en primavera que es cuando ocurren los brotes de varicela. En Europa, por ejemplo, el pico está entre marzo y mayo. Para validar los resultados de Google se compararon con datos clínicos de algunos países. En los países que no existe un programa de vacunación contra la varicela (México, Tailandia y Estonia), la búsqueda de información estaba correlacionada con los casos de la enfermedad: es decir, se busca información en internet cuando hay brotes de varicela. Sin embargo, en EE.UU. donde hay un programa muy activo de vacunación desde 1995 no existía esa correlación: la búsqueda de información es independiente de la estación.


Relación entre los casos de varicela y la búsqueda de información en internet.

Los autores demuestran que los datos de Google pueden emplearse para identificar brotes estacionales y predecir la magnitud y el ritmo estacional.

Además, demuestran que la vacunación contra la varicela amortigua significativamente el comportamiento de búsqueda de información. En los países con un programa de vacunación contra la varicela (EE.UU., Alemania, Canadá) la búsqueda era aleatoria, se reducen la estacionalidad de las búsquedas significativamente, lo que indica que la vacunación disminuye la cantidad de brotes de varicela y por eso las búsquedas que hace la gente en internet no siguen un patrón estacional.

Los programas de vacunación disminuyen el comportamiento de búsqueda individual de información porque disminuye la estacionalidad de los brotes.

Sin embargo, en los países en los que no se vacuna (Brasil o Reino Unido), la búsqueda es claramente estacional. Como no se vacuna, los casos de varicela son estacionales, lo que coincide con una mayor búsqueda en internet. Todo coincide.


Relación entre la vacunación contra la varicela y la búsqueda de información en internet.

En España e Italia, donde la vacunación no es universal sino que depende de las regiones o comunidades autónomas, las búsquedas se reducen en las zonas donde se vacuna, pero en conjunto sigue siendo estacional. Esto sugiere que la vacunación de todo el país es necesaria para reducir los ciclos estacionales de la enfermedad y, por tanto, la búsqueda de información.

¡Hasta Google es partidario de un calendario de vacunación único en España!

Los resultados de Google proporcionan una fuerte evidencia de que la transmisión de la varicela es estacional y de que la vacunación reduce la trasmisión de la enfermedad. Google Trends es una forma de rastrear o monitorizar la carga global de una enfermedad infecciosa e ilustra los efectos en la población de las campañas de vacunación.  Ayuda a conocer el tamaño de una epidemia y el efecto de las campañas de vacunación. La monitorización de la información que la gente busca en internet podría emplearse también para hacer un pronóstico o predecir rápidamente lo que puede ocurrir cuando los datos clínicos escasean, no están disponibles o tardan mucho tiempo en obtenerse.

La epidemiologia digital es una herramienta fácil y accesible y puede ser empleada como complemento de los sistemas de vigilancia tradicionales y, a veces, puede ser el único modo de estudiar la transmisión estacional de algunas enfermedades que no son obligatorio declarar o de las que hay pocos datos cínicos.

¡Ahora va a resultar que Google nos ayuda también a controlar las epidemias!

(1) Use of Internet search data to monitor impact of rotavirus vaccination in the United States. Desai R, y col. Clin Infect Dis. 2012 May;54(9):e115-8. doi: 10.1093/cid/cis121.

Ginsberg J, y col. Nature. 2009 Feb 19;457(7232):1012-4. doi: 10.1038/nature07634.

(3) Digital epidemiology reveals global childhood disease seasonality and the effects of immunization. Bakker KM, y col.  Proc Natl Acad Sci U S A. 2016 Jun 14;113(24):6689-94. doi: 10.1073/pnas.1523941113.

martes, 14 de junio de 2016

Gran éxito del curso #microMOOCSEM

La cuenta de Twitter de la Sociedad Española de Microbiología ha llegado a recibir 4.420.172 impresiones y más de 175.000 visitas

Durante 10 semanas, cada martes, miércoles y jueves a las 22:00 horas (GMT +1), desde el 5 de abril hasta el 8 de junio un grupo de 30 profesionales e investigadores miembros de la Sociedad Española de Microbiología, de 20 universidades o centros de investigación hemos impartido el primer curso online gratuito sobre Microbiología vía Twitter del mundo.

El acrónimo del curso ha sido #microMOOCSEM: “MOOC” del inglés Massive Online Open Course, “micro” porque se ha impartido en formato pequeño de 140 caracteres vía Twitter y además el tema ha sido la microbiología, y SEM por Sociedad Española de Microbiología. El curso se ha podido seguir a través de la cuenta de Twitter @SEMicrobiología o la etiqueta #microMOOCSEM. Ha tenido tanto éxito que también se ha podido seguir a través de la cuenta de Facebook de la Sociedad Española de Microbiología.

Cada clase ha consistido en unos 30-50 Tweets programados para enviarse un Tweet por minuto sobre los temas más diversos de la microbiología: virus, bacterias, levaduras, probióticos, infecciones, malaria, tuberculosis, VIH, microbiota intestinal, resistencia a los antibióticos, vacunas y así hasta un total de 29 clases. Siempre con un leguaje sencillo, divulgativo, algo de buen humor, pero con rigor científico.


No te pierdas la “fiesta fin de curso” de #microMOOCSEM.

Las cifras demuestran el gran éxito que ha tenido este curso. Se han compartido un total de 1.225 Tweets, con 702 imágenes, 265 enlaces y 136 vídeos, que han quedado recogidas como repositorio en una dirección web y se pueden visitar en https://storify.com/SEMicrobiologia.




Aquí puedes consultar cada clase por separado:

1. Historia de la microbiología (María José Martínez-Viñas, Universitat de Barcelona)
2. Arqueas y bacterias (Ignacio López-Goñi, Universidad de Navarra)
3. Virus (Josefa Antón Botella, Universidad de Alicante)
4. Hongos y levaduras (Víctor J. Cid, Universidad Complutense de Madrid)
5. Protistas (Ana Martín González, Universidad Complutense de Madrid)
6. Bacteriófagos (Maryury Brown-Jaque, Universitat de Barcelona)
7. Genética bacteriana (Juan M. García-Lobo, Universidad de Cantabria)
8. Origen de la vida y evolución microbiana (Manuel Sánchez Angulo, Universidad Miguel Hernández)
9. Microbiología del suelo (Juan Ignacio Vilchez, Universidad de Granada)
10. Microbiología del agua (Tatiana Robledo Mahón, Universidad de Granada)
11. Biorremediación, biodeterioro, biodegración (Marina Seder-Colomina, Institut de Radioprotection et de Sûreté Nucléaire)
12. Microbiota intestinal (Silvana Teresa Tapia, Universidad de Málaga)
13. Probióticos y prebióticos (Alma Hernández de Rojas, Instituto Español de Oceanografía Gijón)
14. El microbioma humano (Alejandro Mira, Centro Superior de Investigación en Salud Pública de Valencia)
15. Microbios y plantas (José Jesús Gallego Parrilla)
16. Microbiología de los alimentos (Teresa Mª López Díaz, Universidad de León)
17. Microbiología en enología (Sergi Maicas i Prieto, Universitat de València)
18. Microbiología industrial (Eduardo Villalobo, Universidad de Sevilla)
19. Microbiología clínica e infección (Guillermo Quindós Ándres, Universidad País Vasco)
20. Virulencia y patogenicidad bacteriana (Sabela Balboa Méndez y Jesús López Romalde, Universidad Santiago Compostela)
21. Tuberculosis (Clara Aguilar Pérez, Universidad de Zaragoza)
22. VIH/SIDA (Anna Tomas, Universitat Autònoma de Barcelona)
23. Malaria (María Linares Gómez, Hospital Doce de Octubre-CNIO)
24. Levaduras patógenas (Oscar Zaragoza Hernández, Centro Nacional de Microbiología, Madrid)
25. Hongos y micotoxinas (Jessica Gil Serna, Universidad Complutense de Madrid)
26. Antibióticos y quimioterápicos (Raquel Ferrer Espada y Ana I. Camacho, Universidad de Navarra)
27. Resistencia a los antibióticos (Laura Vinué Santolalla, Massachusetts General Hospital-Boston, EE.UU.)
28. Las vacunas salvan millones de vidas (Jorge García-Lara, University of Central Lancashire, Reino Unido)
30. FIESTA FIN DE CURSO (Ignacio López-Goñi, Universidad de Navarra)




Algunos días, #microMOOCSEM ha llegado a ser trending topic en España.

Ha habido clases que han llegado a tener más 260 mil impresiones (número de veces que los usuarios vieron el Tweet) y 3.700 re-Tweets. En total, durante el tiempo que ha durado el curso, la cuenta de Twitter de la Sociedad Española de Microbiología ha llegado a recibir 4.420.172 impresiones y más de 175.000 visitas. Antes de comenzar el curso el número de seguidores de la cuenta de Twitter @SEMicrobiología era de 2.176 y el último día del curso ya había superado los 7.240 seguidores, un incremento de más de un 330%. Y lo mismo ha ocurrido con la cuenta de Facebook: antes 3.312 y después del curso 4.750.

En unas pocas semanas la Sociedad Española de Microbiología se ha colocado entre las sociedades científicas con más seguidores en redes sociales.

El 38% de los seguidores del curso han siso de fuera de España.

El curso ha sido seguido desde todo el mundo, especialmente en Latinoamérica. El 62% de los seguidores han sido de España, el 29 % se han repartido entre México, Venezuela, Argentina, Colombia, Perú, Ecuador, Chile (en ese orden de preferencia), el 2% en EE.UU. y Reino Unido y el resto de otros países. El 61% de los seguidores han sido mujeres. Entre los seguidos del curso han destacado muchos alumnos/as de universidad y de bachillerato, profesores de institutos, profesionales de ciencias y de la salud, periodistas y divulgadores científicos.





Con este primer curso online vía Twitter la Sociedad Española de Microbiología ha demostrado que sí, que se pueden impartir clases magistrales de ciencia en Twitter.


#microMOOCSEM ha estado organizado y coordinado por el grupo de Docencia y Difusión de la Microbiología de la Sociedad Española de Microbiología. Si te interesa más información no dudes en contactarme (@microbioblog / ilgoni@unav.es).

martes, 31 de mayo de 2016

La superbacteria aislada en EE.UU. resistente a la colistina

“Detectan el primer caso en EE.UU. de una bacteria resistente a los antibióticos”
“Encuentran una superbacteria inmune al antibiótico más potente”


Estas han sido las alarmantes noticias de estos días, pero ¿cuál es la realidad? La noticia se refiere a la publicación (1) en la revista Antimicrobial Agents and Chemotherapy del primer aislamiento en EE.UU. de una cepa de la bacteria Escherichia coli resistente al antibiótico colistina, por ser portadora del gene mcr-1 en un plásmido. ¿Cómo de relevante es esta noticia? Vayamos por partes

¿Qué dice el artículo en cuestión?


Se describe el aislamiento de una bacteria a partir de una muestra de orina de una mujer de 49 años, con síntomas de infección del tracto urinario en Pennsylvania (EE.UU.) en abril de este año. La paciente no había viajado al extranjero en los últimos cinco meses. La bacteria, Escherichia coli, resultó ser resistente al antibiótico colistina. La secuenciación del genoma de la bacteria demostró que este Escherichia coli era portador de 15 genes de resistencia a los antibióticos en dos plásmidos, que le hacen resistente a 20 antibióticos distintos. El primer plásmido, denominado pMR051mcr, contenía 7 genes de resistencia a los antibióticos además del gen mcr-1 responsable de la resistencia a la colistina. El otro plásmido, denominado pMR041ctx, contenía otros 7 genes de resistencia. Entre los genes de resistencia, además de la resistencia a la colistina, estaban genes bla de resistencia a los antibióticos beta-lactámicos (penicilinas y cefalosporinas). Lo importante de este trabajo es que es la primera vez que se aísla una bacteria portadora del gen de resistencia a la colistina, mcr-1, en EE.UU.

¿Es la primera vez que se aísla una bacteria resistente a los antibióticos en EE.UU., como dice algún titular de prensa?


¡Por supuesto que no! Las estimaciones, probablemente a la baja, es que solo en EE.UU., cada año hay más de 2 millones de personas enfermas por infecciones causadas por microorganismos resistentes a los antibióticos, lo que resulta en unas 25.000 muertes anuales. Lo que más preocupa son las resistencias en Clostridium difficile, Neisseria gonorrhoeae y las Enterobacterias resistentes a los carbapenems. Pero también son una amenaza los aislamientos multirresistentes en Acinetobacter, Pseudomonas aeruginosa y tuberculosis, las resistencias al fluconazol en el hongo Candida, a la vancomicina en Enterococcus (VRE) y en Staphylococcus aureus  (VRSA), a la meticilina en Staphylococcus aureus (MRSA), las Enterobacterias productoras de beta-lactamasa (ESBLs), y otras resistencias en Streptococcus pneumoniae, Campylobacter, Salmonella, Shigella, etc.       
   

¿Es la primera vez que se aísla una bacteria resistente a la colistina?


Tampoco. En noviembre del año pasado (2015) se describió en China por primera vez un plásmido responsable de la resistencia a la colistina por llevar el gen mcr-1 en bacterias aisladas de alimentos para animales y humanos y de enfermos. Poco después se han encontrado bacterias portadoras de este gen en todos los continentes (Asia, Europa, África, Suramérica y Canadá) y no solo en la bacteria Escherichia coli, sino también en otras Enterobacterias (Salmonella, Klebsiella), en muestras humanas, animales, en alimentos y en muestras ambientales (ríos). Estudios retrospectivos demuestran que el gen mcr-1 y la resistencia a la colistina han estado presentes desde hace mucho tiempo, al menos desde los años 80 (2). En España se ha detectado tanto en muestras clínicas (3) como en animales (4).

Pero, ¿qué es la colistina?, ¿es realmente el antibiótico más potente?


La colistina o polimixina E es un viejo antibiótico descubierto en 1947 y empleado desde 1959 para tratar infecciones por bacterias Gram negativas. En los años 70 se descubrió que la colistina tiene varios efectos secundarios nefrotóxicos y neurotóxicos, por lo que se dejó de usar y se sustituyó por las cefalosporinas y otros antibióticos.

La colistina, como otros tipos de polimixinas, es un lipopéptido catiónico (con carga positiva) producido por la bacteria Bacillus colistinus. Consiste en un pequeño péptido cíclico formado por 10 aminoácidos, del tipo D y L, unido a un ácido graso. Varios de los aminoácidos están unidos a una amina (NH4+), lo que le confiere a la molécula una carga neta positiva. La parte del ácido graso le proporciona propiedades hidrofóbicas. Estas propiedades le confieren a las polimixinas la capacidad de unirse a las cargas negativas del lipopolisacárido de la membrana externa de las bacterias Gram negativas y desestabilizar la membrana. De ahí su efecto antibiótico: reduce la integridad de la membrana, aumenta su permeabilidad causando la pérdida de componentes celulares y la muerte celular (5).


Estructura química de la colistina (5)

La colistina no es uno de los antibióticos más potentes. Lo que ha ocurrido en estos últimos años es que ha ido aumentando el número de casos de infecciones causadas por bacterias Gram negativas multirresistentes a varios antibióticos a la vez. Esto está siendo ya un problema muy serio en todo el mundo, y en abril de 2014 la OMS publicó el primer informe mundial sobre la resistencia a los antibióticos (6) y alertó de que supone ya una grave amenaza para la salud pública en todo el mundo. Es ya frecuente aislar bacterias resistentes a los antibióticos más recientes como las fluoroquinolonas, cefalosporinas y carbapenems de última generación. En algunos casos, estas “super-bacterias” multirresistentes pueden causar una mortalidad superior al 50% de los pacientes infectados.


Proporción de aislamientos de Pseudomonas aeruginosa resistentes a los carbapenems en Europa en 2014

En esta situación es cuando se ha vuelto a emplear la colistina, un viejo antibiótico que se había dejado de emplear por sus efectos secundarios, pero que es efectivo contra estas bacterias multirresistentes.

Además, la colistina es un antibiótico muy empleado en medicina veterinaria. En medicina humana se emplea en pacientes infectados con bacterias resistentes a los carbapenems, para las que los tratamientos son muy limitados. Por eso, el uso de la colistina ha aumentado un 50% entre 2010 y 2014. Ha sido por tanto, uno de los últimos recursos contra estas bacterias multirresistentes (aunque no todas las bacterias Gram negativas son sensibles a este antibiótico, y las bacterias Gram positivas suelen ser también resistentes).

Y, ¿qué es un plásmido? 


Son pequeños fragmentos de DNA independientes del cromosoma bacteriano que pueden transmitirse de una bacteria a otra. Muchos de ellos llevan genes de resistencia a los antibióticos. Por eso, estos plásmidos son responsables de que la resistencia a los antibióticos se vaya extendiendo entre las bacterias. Cuando está presente el antibiótico en el ambiente, las bacterias sin el plásmido mueren,  mientras que las bacterias con el plásmido con los genes de resistencia al antibiótico siguen multiplicándose. Como además el plásmido puede pasar de una bacteria a otra, el resultado final es que la resistencia al antibiótico se extiende y la población bacteriana entera acaba siendo resistente al antibiótico.


Cómo se extiende la resistencia a los antibióticos


¿Por qué entonces tanto revuelo con esta noticia?


Es probable que la resistencia a la colistina haya “viajado” entre las bacterias desde los alimentos para el ganado hasta el hombre, pasando por los animales. Al ser uno de los últimos recursos que teníamos contra las bacterias multirresistentes, el que se vaya extendiendo la resistencia a la colistina es un problema muy serio. Si las bacterias multirresistentes a los antibióticos y además a la colistina se extienden, nos podemos encontrar con bacterias para las que no tenemos ningún antibiótico para combatirlas. Y eso, sí es un problema. No tiene por qué cundir el pánico pero sí hay que estar alerta, y seguir muy de cerca este tipo de bacterias. La aparición de este primer caso en EE.UU. confirma que la resistencia a los antibióticos se sigue extendiendo por el planeta.


¿Alguna solución? 


Cuatro acciones: 1) prevenir la infección y la extensión de bacterias resistentes a los antibióticos; 2) hacer un seguimiento de ese tipo de bacterias; 3) mejorar el uso de antibióticos y no emplearlos en ganadería ni agricultura; 4) promover el desarrollo de nuevos antibióticos y de nuevas herramientas de detección rápida de bacterias resistentes

(1) Escherichia coli Harboring mcr-1 and blaCTX-M on a NovelIncF Plasmid: First report of mcr-1 in the USA. McGann P, y col. Antimicrob Agents Chemother. 2016 May 26. pii: AAC.01103-16. [Epub ahead of print]
(2) Plasmid-mediated colistin resistance (mcr-1 gene): three months later, the story unfolds. Skov RL, y col.  Euro Surveill. 2016;21(9). doi: 10.2807/1560-7917.ES.2016.21.9.30155.
(3) Detection of mcr-1 colistin resistance gene in polyclonal Escherichia coli isolates in Barcelona, Spain,2012 to 2015. Prim N, y col. Euro Surveill. 2016 Mar 31;21(13). doi: 10.2807/1560-7917.ES.2016.21.13.30183.
Loho T, y col.  Acta Med Indones. 2015 Apr;47(2):157-68.

domingo, 22 de mayo de 2016

Los microbios que fabrican alimentos

Naukas Kausal en Vitoria


Los microbios no son siempre unos malos tipos. Sí, ya sabemos que algunos estropean los alimentos (el moho que crece en la fruta y al final la tienes que tirar), y otros trasmiten enfermedades a través de los alimentos (el huevo y la Salmonella). Pero gracia a los microbios tenemos muchos de los alimentos que comemos cada día.


La vida sería más dura sin la levadura.


De esto, y mucho más, hablaré el jueves 26 de mayo en el evento Naukas en el Congreso Internacional de Autocontrol y Seguridad Alimentaria, Kausal 2016 que se celebrará en el Palacio de Congresos y Exposiciones Europa (Avenida de Gasteiz, 85) 01009 Vitoria-Gasteiz.

En mi charla verás las levaduras (sí, las vas a ver), verás de dónde se obtienen y cómo las podemos emplear para fabricar alimentos.


El jueves 26 de mayo Naukas ofrecerá una jornada especial de ciencia, entretenimiento y humor, donde aprenderás mucho y te divertirás más, con el siguiente programa:

SESIÓN DE MAÑANA. Dirigida a jóvenes y estudiantes.
10.00-10.15 – Presentación del evento
10.15-10.30 – José Manuel López Nicolás: Bebidas energéticas, la amenaza fantasma
10.30-10.45 – Deborah García Bello: Truco o trato
10.45-11.00 – Ignacio López-Goñi: Microbios que fabrican alimentos
11.00-11.15 – Bittor Rodríguez: Consumo de frutas y verduras en la adolescencia (euskera)
11.15-11.30 – Txema Campillo: Agricultura sostenible
11.30-11.45 – Juan Revenga: Destripando la información nutricional
11.45-12.00 – Oihana Itúrbide: De la droga al chocolate
SESIÓN DE TARDE. Para todos los públicos.
18.30-18.40 – Presentación del evento
18.40-18.50 – José Manuel López Nicolás: Las 3 claves de la investigación alimentaria del s. XXI
18.50-19.00 – Deborah García Bello: De con a sin
19.00-19.10 – Juan Ignacio Pérez Iglesias: Gazta jan zuten lehenik  [Primero comieron queso] (euskera)
19.10-19.20 – Juan Revenga: Falacias del nutricionismo
19.20-19.30 – DESCANSO 10 minutos
19.30-19.40 – Daniel Ramón: Secuenciación genómica y seguridad alimentaria
19.40-19.50 – Rosa Porcel: Intoxicaciones alimentarias
19.50-20.00 – Bittor Rodríguez: Elección de alimentos saludables (euskera)
20.00-20.10 – César Tomé López: Historia de una tapa de yogur
20.10-20.20 – Laura Morrón: Irradiación de alimentos
20.20-20.30 – José Miguel Mulet: Transgénicos

Por cierto, si no puedes acercarte a Vitoria, no te preocupes, podrás seguir la charla “Microbios que fabrican alimentos” en directo si te conectas a Twitter el jueves 26 a las 10:45 am y sigues mi cuenta @microbioblog